¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote, también conocido como porcentaje de rebote mide el porcentaje de usuarios que entran en tu web y salen directamente sin visitar ninguna otra página interna.

 

 

Sin importar el tiempo que permanecen en la página principal. Intenta medir la capacidad de atracción de nuevos usuarios de nuestro sitio web.

Cómo reducir la tasa de rebote

  • Échales un ojo a tu Google Analytics. Puedes ver de donde provienen tus visitas, el tiempo de permanencia, etc..
  • Mejora la usabilidad y estructura de tu contenido. De esta manera, a tu usuario le será más fácil entender tu página web y navegar por ella.
  • Utiliza imágenes de alta calidad y contextuales. Apoya tus textos con imágenes que dejen claro que intentas explicar.

 

La importancia de controlar la tasa de rebote

La regla número uno para optimizar correctamente el ratio de conversión es haciéndote a ti mismo las preguntas correctas.

¿Por qué mi tasa de conversion es baja?

Esta és una pregunta incorrecta.

La pregunta correcta seria:

¿Por qué mi tasa de rebote es tan alta?

En efecto, tu ratio de conversión es bajo porque la gran mayoría de la gente que entra a tu web, se va sin cumplir tus objetivos o interactuar con tu página.

El comportamiento de los usuarios denota que algo o varios factores de tu sitio fallan. Puede ser que no encuentren la información que buscan, la velocidad de carga sea muy lenta o muchos factores más. Es tu función encontrar que es lo que esta fallando y remediarlo para empezar a generar conversiones.

¿Cuál sería una tasa de rebote buena?

Aunque en gran parte dependerá del sector o nicho en el que trabajas, una tasa de rebote entre 30-40% es un buen porcentaje. Es aconsejable hacer una media de la tasa de rebote en tu sector e intentar mejorarla.

Si quieres más información para reducir tu tasa de rebote, consulta este post sobre 5 Consejos que mejoraran tu tasa de rebote.

Puedes aprender muchos más términos en nuestro Diccionario de Marketing Digital